Como plata refinada

Había un grupo de mujeres reunidas en su estudio bíblico semanal, y mientras leían el libro de Malaquías encontraron un versículo que dice: “Y el Señor se sentará como fundidor y purificador de plata” (Mal 3,3).

Les intrigó en gran manera lo que podría significar aquella afirmación con respecto al carácter y la naturaleza de Dios. Una de ellas ofreció investigar el proceso de la purificación de la plata. 

Esa semana la dama llamó a un orfebre y arregló una cita para ver su trabajo. No le mencionó detalles acerca de la verdadera razón de su visita, simplemente le contó que tenía curiosidad y quería saber cómo se purifica la plata. Mientras observaba al orfebre sostener una pieza de plata sobre el fuego dejándola calentar intensamente, él le explicó que para refinar la plata debía sostenerla en medio del fuego, donde las llamas arden con más fuerza, y así sacar las impurezas. 

En ese momento ella imaginó a Dios sosteniéndonos en un lugar así de caliente. Entonces recordó una vez más el versículo. “Y el Señor se sentará como fundidor y purificador de plata”. 

Le preguntó al platero si era cierto que debía permanecer sentado frente al fuego durante todo el tiempo que la plata era refinada. El orfebre respondió: SÍ. No sólo debo estar aquí sentado sosteniendo la plata, también debo mantener mis ojos fijamente en ella durante el tiempo que está en el fuego. Si la plata quedara en el fuego un instante más de lo necesario, sería destruida. 

Después de un momento de silencio, la mujer preguntó:  ¿Cómo sabe cuando está completamente refinada? Él sonrió y le respondió: ¡Ah! Es muy fácil: cuando puedo ver mi imagen reflejada en ella.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario o solicitud de oración.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...