Saludo del P. Ismael Ojeda - 27 agosto 2015


Estimadas Madres Cristianas Santa Mónica de Venezuela:

Con gusto me pongo en contacto con ustedes, ya pasadas las fiestas de san Ezequiel, santa Mónica y san Agustín. Les deseo de corazón que lo hayan pasado muy bien, como nunca antes. Gracias por lo que han enviado a través de las redes... Muy amables. Me alegra mucho.

Por mi parte les cuento que este mes ha sido especial en la comunidad parroquial y en la vida personal de mucha gente. Dios se ha manifestado por intercesión de nuestros santos.

Para san Ezequiel se invitó a la feligresía a rezar la novena encomendando a todos los aquejados de cáncer de la parroquia. Muchas personas, tanto feligresas como de otras partes gracias al internet, hicieron la novena, y ha habido testimonios de conversión, curación o alivio de males. En la parroquia se le rezó el triduo.

Además, el día de san Ezequiel la feligresía pudo participar en la ordenación sacerdotal de Fray Jesús Mego, oar, oficiada por Mons. Emiliano Cisneros acompañado de Mons. José Carmelo. Fue un regalo del Señor para nosotros.

Con motivo de las fiestas de santa Mónica y san Agustín, se rezó un triduo en su honor y a continuación del mismo tres sesiones de cinefórum sobre san Agustín. Ambos actos resultaron concurridos y los asistentes manifestaron su satisfacción y reforzaron su sentido de pertenencia a la familia parroquial y agustino-recoleta.

El 27 se celebró la misa de santa Mónica por la noche y después hubo un compartir en el salón de recepciones. Asistieron unas trescientas personas, en su mayoría madres mónicas, algunas con su familia. Hubo mucha alegría y unción en los participantes. La animación musical corrió a cargo de los seminaristas oar. Presidió el P. Ismael acompañado por el P. Wílmer. Fue una noche entrañable para todos y nos sentimos en comunión con ustedes, no sólo en Lima, sino en el Perú.

El 28, en la misa central se consagraron tres jóvenes religiosos oar. que hicieron las promesas perpetuas: Fray Rafael, Fray Reinaldo y Fray Hóimer. Los dos primeros, venezolanos. Presidió el P. Vicario acompañado por sacerdotes de las comunidades de Lima. Asistieron representantes de las fraternidades seglares, de las juventudes agustino-recoletas, de los colegios, de las parroquias, de varias congregaciones religiosas... En fin, mucha alegría, muchas emociones y experiencias imborrables. Gracias por acompañarnos espiritualmente.

Por la noche, el P. Ismael presidió la misa parroquial en la que intentó animar a los participantes a celebrar las misericordias del Señor obradas en nuestros santos y prolongadas en nosotros, hoy y aquí. San Agustín y su madre santa Mónica, y sus seguidores más inmediatos siguen vivos y perviven en nuestros días y en nuestras comunidades. Ahí están los hechos que acabo de narrar.

Como ven, estimadas madres mónicas de Venezuela, el Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres. Especialmente gozosos al sentirnos en comunión con ustedes y con tantos hermanos y hermanas por todo el mundo, gracias a nuestro señor Jesucristo y a nuestro padre san Agustín y a nuestra madre santa Mónica.

Que el Señor las siga bendiciendo de acuerdo a sus necesidades y según su gran misericordia, por la intercesión de los santos Mónica y Agustín. Un abrazo, con estima personal. Todos los días le encomiendo Venezuela a la Bta. M. María de san Jose. Dios sea bendito. Con afecto, p. Ismael


P. Ismael Ojeda Lozano, oar
Párroco Sta. Rita de Casia
Miraflores - Lima
https://ismaelojeda.wordpress.com

30 de agosto de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario o solicitud de oración.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...