Novena Coromotana 2014 (2)

Caminamos en familia... por la paz


ORACIÓN INICIAL

Virgen de Coromoto, elegiste a Venezuela y a los indígenas de su tierra para ponerlos bajo tu protección y cuidado. Todos los que habitamos en esta tierra de gracia celebramos la elección, y nos colocamos bajo tu amparo.

Te rogamos por todos los matrimonios: que el amor, el diálogo y la comprensión sean aliados de todas las parejas. Cuida a todos los hijos de esta tierra. Llévanos por el camino del bien e ilumínanos en cada instante de la vida. Guárdanos a todos del mal y bendícenos. Amén.


DÍA 2

Motivación: Recordamos y encomendamos hoy a las jóvenes menores de edad que quedan embarazadas a causa de abusos, por engaño, ignorancia, falta de valores y otras causas. Que reciban el amor, apoyo y educación que necesitan.

Lectura bíblica: Juan 8,1-11
Yo tampoco te condeno.

Jesús fue al monte de los Olivos. Al amanecer volvió al Templo, y todo el pueblo acudía a el. Entonces se sentó y comenzó a enseñarles.

Los escribas y los fariseos le trajeron a una mujer que había sido sorprendida en adulterio y, poniéndola en medio de todos, dijeron a Jesús: «Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Moisés, en la Ley, nos ordenó apedrear a esta clase de mujeres. Y tú, ¿qué dices?».

Decían esto para ponerlo a prueba, a fin de poder acusarlo. Pero Jesús, inclinándose, comenzó a escribir en el suelo con el dedo. Como insistían, se enderezó y les dijo: «El que no tenga pecado, que arroje la primera piedra». E inclinándose nuevamente, siguió escribiendo en el suelo.

Al oír estas palabras, todos se retiraron, uno tras otro, comenzando por los más ancianos.

Jesús quedó solo con la mujer, que permanecía allí, e incorporándose, le preguntó: «Mujer, ¿dónde están tus acusadores? ¿Alguien te ha condenado?».

Ella le respondió: «Nadie, Señor».

«Yo tampoco te condeno, le dijo Jesús. Vete, no peques más en adelante».


ORACIÓN FINAL (para todos los días)

Oración por Venezuela

Jesucristo, Señor Nuestro, acudimos a ti en esta hora de tantas necesidades en nuestra patria.

Nos sentimos inquietos y esperanzados, y pedimos la fortaleza como don precioso de tu Espíritu.

Anhelamos ser un pueblo identificado en el respeto a la dignidad humana, la verdad, la libertad, la justicia y el compromiso por el bien común.

Como hijos de Dios, danos la capacidad de construir la convivencia fraterna, amando a todos sin excluir a nadie, solidarizándonos con los pobres y trabajando por la reconciliación y la paz.

Concédenos la sabiduría del diálogo y del encuentro, para que juntos construyamos "la civilización del amor" a través de una real participación y de una solidaridad fraterna.

Tú nos convocas como nación y te decimos: Aquí estamos, Señor, junto a nuestra Madre, María de Coromoto, para seguir el camino emprendido y testimoniar la fe de un pueblo que se abre a una nueva esperanza.

Por eso todos juntos gritamos: ¡Venezuela! ¡Vive y camina con Jesucristo, Señor de la historia! Amén.





03 de septiembre de 2014




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario o solicitud de oración.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...