Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario -C-

Lucas 21,5-19

Al oír a algunos que hablaban sobre la belleza de las piedras y exvotos que adornaban el templo, dijo:
Vendrá un día en que todo eso que veis quedará totalmente destruido; no quedará piedra sobre piedra.
Entonces le preguntaron:
–Maestro, ¿cuándo será eso? ¿Cuál será la señal de que esas cosas están a punto de suceder?
Él contestó:
Estad atentos, para que no os engañen. Porque muchos vendrán usurpando mi nombre y diciendo: «Yo soy, ha llegado la hora». No vayáis detrás de ellos. Y cuando oigáis hablar de guerras y de revueltas, no os asustéis, porque es preciso que eso suceda antes, pero el fin no vendrá inmediatamente.
Les dijo además:
-Se levantará nación contra nación y reino contra reino. Habrá grandes terremotos y, en diversos lugares, hambres, pestes, apariciones terroríficas y grandes portentos en el cielo. Pero antes de todo eso, os echarán mano y os perseguirán, os arrastrarán a las sinagogas y a las cárceles, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores por causa de mi nombre.  Esto os servirá para dar testimonio.  
Haceos el propósito de no preocuparos por vuestra defensa, porque yo os daré un lenguaje y una sabiduría a los que no podrá resistir ni contradecir ninguno de vuestros adversarios.  Seréis entregados incluso por vuestros padres, hermanos, parientes y amigos; y a algunos de vosotros os matarán.  Todos os odiarán por mi causa. Pero ni un cabello de vuestra cabeza se perderá.  Si os mantenéis firmes, conseguiréis salvaros.
_______________ 


17 de noviembre de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario o solicitud de oración.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...