Domingo XXXI del Tiempo Ordinario -C-

Lucas 19, 1-10. 31

Jesús entró en Jericó y atravesaba la ciudad. Había en ella un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, que quería conocer a Jesús. Pero, como era bajo de estatura, no podía verlo a causa del gentío. Así que echó a correr hacia adelante y se subió a una higuera para verlo, porque iba a pasar por allí.

Cuando Jesús llegó a aquel lugar, levantó los ojos y le dijo: «Zaqueo, baja enseguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa.» Él bajó a toda prisa y lo recibió muy contento.

Al ver esto, todos murmuraban y decían: «Se ha alojado en casa de un pecador.»

Pero Zaqueo se puso en pie ante el Señor y le dijo: «Señor, la mitad de mis bienes se la doy a los pobres, y si engañé a alguno, le devolveré cuatro veces más.»

Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, pues también éste es hijo de Abrahán. Pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido.»

_______________

03 de noviembre de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario o solicitud de oración.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...