Jornada de Oración por Venezuela

En el Bicentenario de la Independencia

ACTO DE CONSAGRACIÓN 
DE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA 
AL SANTÍSIMO SACRAMENTO

Soberano Señor del universo y Redentor del mundo, clementísimo Jesús, que por un prodigio inenarrable de tu caridad te has quedado con nosotros en este sacramento hasta el fin de los siglos; aquí venimos a tus pies a proclamarte solemnemente y a la faz del cielo y de la tierra, nuestro único rey y dominador santísimo; a quien consagramos todos nuestros afectos y servicios, y en quien ponemos todas nuestras esperanzas.
.
Tú eres nuestro Dios, y no tenemos otro alguno delante de tí. En tus manos ponemos nuestra suerte y con ella los destinos de nuestra patria. Mucho te hemos ofendido, y como el hijo pródigo hemos disipado en los desórdenes tu herencia. Perdónanos que ya volvemos con espíritu contrito a tu casa y a tus brazos. Recíbenos, salvador nuestro, y concédenos que venga a nosotros tu Reino Eucarístico. Levanta bien alto tu trono en nuestra república, a fin de que en ella te veas glorificado por singular manera y sea honra nuestra, de distinción inapreciable, el llamarnos la República del Santísimo Sacramento. Te entregamos cuanto somos y cuanto tenemos. Cubre nuestra ofrenda con tú mirada paternal y hazla aceptable y valiosa en tú divina presencia.
.
Otra vez te pedimos nos recibas, que no nos deseches, y que este acto de nuestro amor y de nuestra gratitud sea repetido, cada vez con mayor fervor, de generación en generación, mientras Venezuela exista, para que jamás la apartes de tú Sagrado Corazón. Que así sea para nuestra vida del tiempo y después. Por los siglos de los siglos. Amén.


OFRECIMIENTO DEL PAPA JUAN PABLO II
A NUESTRA SEÑORA DE COROMOTO 


Virgen y Madre nuestra de Coromoto,
que siempre has preservado la fe del pueblo venezolano,
en tus manos ponemos sus alegrías y esperanzas,
las tristezas y sufrimientos de todos sus hijos.

Implora sobre los Obispos y Presbíteros los dones del Espíritu,
para que, fieles a sus promesas sacerdotales,
sean infatigables mensajeros de la Buena Nueva,
especialmente entre los más pobres y necesitados.

Infunde en los religiosos y religiosas
el ejemplo de tu entrega total a Dios,
para que en el servicio abnegado a los hermanos
los acompañe en sus trabajos y necesidades.

Madre de la Iglesia, alienta a los fieles laicos,
comprometidos en la Nueva Evangelización, 
para que, con la promoción humana y la evangelización de la cultura,
sean auténticos apóstoles en el Tercer Milenio.

Protege a todas las familias venezolanas,
para que sean verdaderas iglesias domésticas,
donde se enseñe y se practique siempre la caridad fraterna.

Ayuda a los católicos a ser sal y luz para los demás,
como auténticos testigos de Cristo,
presencia salvadora del Señor,
fuente de paz, de alegría, de esperanza.

Reina y Madre Santa de Coromoto,
ilumina a quienes rigen los destinos de Venezuela,
para que trabajen  por el progreso de todos,
salvaguardando los valores morales y sociales cristianos.
Ayuda a todos y cada uno de tus hijos e hijas,
para que, con Cristo Nuestro Señor y Hermano,
caminen juntos hacia el Padre,
en la unidad del Espíritu Santo.
Amén


Descargar folleto de la Jornada de Oración por Venezuela

02 de julio de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario o solicitud de oración.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...