La libertad religiosa, camino para la paz

Desde que en 1965 Pablo VI firmara la declaración sobre la libertad religiosa, Dignitatis humanae, el magisterio de la Iglesia de formas diversas ha mantenido los principios establecidos por el concilio Vaticano II en este documento, que reconoce la libertad de la persona para aceptar interiormente y expresar exteriormente la religión que en conciencia crea verdadera.

Tomado de www.agustinosrecoletos.org

El clarividente Papa Pablo VI, coherente con la doctrina conciliar, instauró en 1968 la Jornada mundial de la paz con el objeto de sensibilizar al mundo sobre la necesidad de comprometerse en el establecimiento de la paz. Eran momentos aquellos en que todavía la guerra fría era una amenaza, por lo que tenía pleno sentido la celebración de una jornada de la ‘paz’.

Por otra parte, en este mismo año 2011 se cumple el 25º aniversario de la Jornada Mundial de oración por la paz, que fue convocada en Asís por el papa Juan Pablo II. En esta ocasión los líderes de las grandes religiones reunidos testimoniaron que las religiones son un factor de unión y de paz, no de división y de conflicto; y en esta misma línea hay que situar las numerosas reuniones de líderes de las diversas religiones mantenidas durante todos estos lustros. 

La libre profesión de una religión nunca debe ser razón para atentar contra la paz y los derechos humanos, por lo que todo fundamentalismo religioso rompe las barreras de la religión y de lo sagrado para revestirse de ideologías atentatorias contra la dignidad de la persona y de los pueblos.


Benedicto XVI ha elegido este año 2011 para la celebración de la XLIV Jornada mundial de la paz el tema “La libertad religiosa, camino para la paz”, un mensaje extraordinario tanto por su extensión como por su contenido y carácter expositivo.


Los recientes atentados perpetrados en la catedral sirio-católica Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, deBagdad han sido el detonante para que el Papa haya elaborado un valioso documento actualizado sobre la libertad religiosa.

Recuerda Benedicto XVI la falta de libertad, incluso persecución, de muchos creyentes –principalmente cristianos– para profesar y practicar su religión, por los riesgos que comporta aun para la propia vida. No ha de pensarse únicamente en una persecución sangrienta, sino en otras formas más sofisticadas en las que los símbolos religiosos y otras manifestaciones o son prohibidos o denigrados de una u otra forma. Afirma el Papa que “los cristianos son actualmente el grupo religioso que sufre el mayor número de persecuciones a causa de su fe”, y no sólo en los países sin credo alguno, sino también en otros con una Constitución aconfesional o laica, pero en los que el laicismo se ha adoptado como una forma virulenta de organizar la vida social.

Al proclamar la libertad religiosa como camino para la paz Benedicto XVI apela a la dignidad de la persona humana, ser libre y abierto a la transcendencia, creado a imagen y semejanza de Dios; de aquí el derecho sagrado a la vida, tanto física como espiritual; de aquí la condición social del hombre; de aquí el derecho a la libertad religiosa como consecuencia del ser espiritual y social del hombre.

La libertad religiosa, bien entendida, comporta el respeto del otro para que practique una u otra religión o ninguna, y es la base de la libertad moral y, por consiguiente, del orden moral y jurídico. Por esto el ordenamiento internacional reconoce los derechos de naturaleza religiosa. Es engañoso pretender basar la paz social en elrelativismo moral, que mina los fundamentos de la persona y, en último término, los de la vida social.

La libertad religiosa pertenece al patrimonio común de la humanidad y no ha de venderse a bajo precio, por lo que tanto el fundamentalismo que impone un modelo único de religión como el laicismo que rechaza toda manifestación religiosa deben cuestionarse en una sociedad libre y democrática. La libertad religiosa es condición para la búsqueda de la verdad y la verdad no se impone con la violencia sino por la fuerza de la misma verdad.


Benedicto XVI propone en un mundo complejo, en el que la profesión de una religión implica complicaciones diversas para un creyente, el diálogo entre instituciones civiles y religiosas, vivir en el amor y en la verdad(respeto mutuo, compartir criterios de verdad y de bien, buscar un consenso moral, coherencia de vida; eliminar los odios y evitar los prejuicios) tanto en el seno de las instituciones religiosa como en la política y en la diplomacia.


El largo mensaje, en su número último, el 15, afirma: “El mundo tiene necesidad de Dios. Tiene necesidad de valores éticos y espirituales, universales y compartidos, y la religión puede contribuir de manera preciosa a su búsqueda, para la construcción de un orden social, justo y pacífico, a nivel nacional e internacional.

“La paz es un don de Dios y al mismo tiempo un proyecto que realizar, pero que nunca se cumplirá totalmente. Una sociedad reconciliada con Dios está más cerca de la paz, que no es la simple ausencia de la guerra, ni el mero fruto del predominio militar o económico, ni mucho menos de astucias engañosas o de hábiles manipulaciones. La paz, por el contrario, es el resultado de un proceso de purificación y elevación cultural, moral y espiritual de cada persona y cada pueblo, en el que la dignidad humana es respetada plenamente (…) 

La libertad religiosa es un arma auténtica de la paz, con misión histórica y profética. En efecto, ella valoriza y hace fructificar las más profundas cualidades y potencialidades de la persona humana, capaces de cambiar y mejorar el mundo. Ella permite alimentar la esperanza en un futuro de justicia y paz, también ante las graves injusticias y miserias materiales y morales. Que todos los hombres y las sociedades, en todos los ámbitos y ángulos de la tierra, puedan experimentar pronto la libertad religiosa, camino para la paz”.


Mensaje de S.S. Benedicto XVI para la celebración de la XLIV Jornada Mundial de la Paz: "La libertad religiosa, camino para la paz".

01 de enero de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario o solicitud de oración.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...