XXIV Domingo del Tiempo Ordinario -C-

Lucas 15, 1-11

Entre tanto, todos los publicanos y pecadores se acercaban a Jesús para oírlo.
Los fariseos y los maestros de la ley murmuraban:
–Este anda con pecadores y come con ellos.
Entonces Jesús les dijo esta parábola:
–¿Quién de vosotros, si tiene cien ovejas y se le pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto y va a buscar a la descarriada hasta que la encuentra?
Y cuando da con ella, se la echa a los hombros lleno de alegría, y al llegar a casa, reúne a los amigos y vecinos y les dice: «¡Alegraos conmigo, porque he encontrado la oveja que se me había perdido!».

Pues os aseguro que también en el cielo habrá más alegría por un pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse.
O ¿qué mujer, si tiene diez monedas y se le pierde una, no enciende una lámpara, barre la casa y la busca con todo cuidado hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas, y les dice: «¡Alegraos conmigo porque he encontrado la moneda que se me había extraviado!».
Os aseguro que del mismo modo se llenarán de alegría los ángeles de Dios por un pecador que se convierta.

Descargar powerpoint.

12 de septiembre de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario o solicitud de oración.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...