XVI Domingo del Tiempo Ordinario -C-

Lucas 10, 38-42

Según iban de camino, Jesús entró en una aldea; y una mujer, llamada Marta, le recibió en su casa. Tenía Marta una hermana llamada María que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra. Marta, que andaba afanosa en los muchos quehaceres del servicio, se acercó y le dijo:
- Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en la tarea? Dile que me ayude.
Pero el Señor le contestó:
- Marta, Marta, andas inquieta y preocupada por muchas cosas, cuando en realidad una sola es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y nadie se la quitará.

Descargar powerpoint.

Marta preparaba un banquete para el Señor, María disfrutaba ya del banquete del mismo Señor (San Agustín).

18 de julio de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario o solicitud de oración.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...