Debemos oír el Evangelio como si el Señor estuviera presente y nos hablase. No debemos decir: "felices aquellos que pudieron verle". Porque muchos de los que le vieron le crucificaron, y muchos de los que no le vieron creyeron en Él. Las mismas palabras que salían de la boca del Señor se escribieron, se guardaron y conservaron para nosotros. San Agustín

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario o solicitud de oración.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...